Jugos “detox”, ¿realmente le sirven a nuestro hígado?

¿Por qué no podemos “depurar” nuestro hígado con jugos?

Todos desearíamos ser más sanos, pero pocos son los que se comprometen a serlo. La mayoría sucumbimos a los placeres mundanos que no tienen qué ver con las prisas del día a día.

Un pozole el fin de semana, tacos el lunes porque se nos fue el tiempo o enchiladas de mole para la cena, porque al fin ya es viernes.

Llegan los remordimientos o la culpa o simplemente un deseo fugaz de regresar al camino del bien y entonces pensamos en el jugo maravilloso que nos recomendó nuestra amiga, aquel que se prepara con pera, pepino, limón, chía y jengibre.

Es la moda del “detox”, porque después de todo, ¿a quién no le gusta sentirse limpio por dentro?.

 

La mala noticia

 

Es una lástima que esto no pueda ser. Sería deshonesto afirmar que un jugo de ingredientes exóticos “limpiará” de toxinas su hígado, porque nadie lo ha comprobado aún, al menos nadie con reconocimiento médico-científico.

Pero es un hecho que hoy en día abundan las promociones para “desintoxicar” el hígado mediante preparaciones de frutas y verduras. Están por todas partes, sobre todo en Internet.

La mala noticia es que un batido o un jugo, por más que contenga ingredientes nutritivos, no puede hacer que nuestra sangre se limpie de impurezas y nuestro hígado quede “limpio”, esto es un mito.

 

La buena noticia

 

El efecto que provoca un jugo “detox” en nuestro cuerpo es el mismo que tendría una comida preparada sanamente.

Nuestro cuerpo sí requiere de una variedad de nutrientes para funcionar bien. Por ejemplo, todos sabemos que la vítamina A, contenida en verduras como la zanahoria, ayuda a que nuestra visión se mantenga sana y que si no consumimos suficiente de esta vitamina podríamos expresarlo con una visión deficiente.

Pero la buena noticia es que el cuerpo está dotado de múltiples mecanismos que nos protegen de sustancias dañinas. Esas sustancias están en lo que comemos, bebemos o hasta lo que respiramos, pero para eso nuestro cuerpo cuenta con órganos especializados en procesar productos de desecho.

 

Nuestro hígado no necesita ayuda, gracias

 

Uno de los órganos de nuestro cuerpo que sirve para “limpiar” nuestro organismo es el hígado.

El hígado es en realidad una hormona muy grande, conocida por muchos como el “laboratorio del cuerpo humano”, esto se dice con frecuencia porque por el hígado pasan  sustancias que nos pueden hacer daño, el hígado metaboliza o convierte estas sustancias en otros productos para que los podamos expulsar.

Un ejemplo de esto es el metabolismo de algunos medicamentos como el paracetamol, que es tan comúnmente usado para el dolor. Si no fuera por nuestro hígado, esta medicina intoxicaría nuestra sangre y por ende otros órganos.

Así pues, cualquier persona sana tiene la capacidad de filtrar su sangre de compuestos tóxicos. Esa es una de las principales funciones hepáticas.

 

Los riñones, especialista en filtrar

 

Otro par de órganos esenciales para la filtración de sustancias de desecho son los riñones. Normalmente cada persona tiene dos riñones, cuya función básica es filtrar toxinas y agua de nuestra sangre para mantener en balance nuestro organismo.

Cada día, siete días de la semana, día y noche, los riñones filtran unos 150 litros de nuestra sangre y con ello producen alrededor de 2 litros de orina, su labor es realmente asombrosa ¿no lo cree?

Jugos “detox”: ¿nutritivos?, sí; ¿depuradores? definitivamente, no.

 

Sí, los jugos detox en su mayoría están preparados con verduras y frutas, y como todo alimento sano, proporciona elementos nutritivos, muchos de ellos esenciales para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo y para mantenernos sanos y fuertes contra infecciones.

Los jugos detox son nutritivos, pero no hay evidencia médica que contribuyan a la función de filtrado de la sangre o a la desintoxicación del hígado.

 

Comer sano, la mejor alternativa

 

La conclusión ya la sabemos. Cuando en nuestra alimentación diaria nos excedemos en carbohidratos, azúcares y grasas, llegará un momento en que nuestro organismo empezará a sufrir estragos, en especial el hígado, que tendrá que lidiar con esa grasa extra.

Un manejo inadecuado de las grasas en nuestro organismo podría dar lugar a la formación de hígado graso, pero esta condición debe ser tratada por un médico porque hasta ahora no existen documentos científicos que sustenten que los jugos o preparados tengan un efecto filtrante o desintoxicante en el hígado.

 

Pero no hay de qué preocuparse, si un jugo no ayuda, usted puede contribuir a su propio bienestar y salud tan sólo llevando una dieta rica en frutas y verduras variadas, así como beber suficiente agua pura durante el día.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espera...

Suscríbete

Suscríbete a nuestro boletín.