Hepatopatía alcohólica o el daño que el alcohol produce a nuestro hígado

La hepatopatía alcohólica se refiere a una serie de lesiones que sufre el hígado como consecuencia del abuso en el consumo de alcohol.

La esteatosis hepática es lo que se conoce como hígado graso, y la forma más común de llegar a esta condición es precisamente gracias al alcohol.

Cuando se sufre de hígado graso, se produce una acumulación de grasa en el hígado, pero no sólo ocurre por una dieta alta en grasas y carbohidratos, como se mencionó antes, el camino más sencillo para que esto ocurra es el exceso en el consumo de alcohol.

¿Cómo daña el alcohol a nuestro hígado?

El alcohol causa daño a todo nuestro organismo, pero en especial al hígado, porque el hígado es un órgano especializado en metabolizar y eliminar sustancias que pueden ser nocivas para nuestro cuerpo, tal como fármacos, colorantes, conservadores u otros componentes que llegamos a ingerir a inhalar o absorber por la piel.

Sin embargo, esto implica un trabajo complejo para el hígado, que al mismo tiempo que metaboliza sustancias extrañas para eliminarlas, también produce una serie de moléculas llamadas radicales libres y que en exceso dañan a las células del órgano y eventualmente a todo el tejido hepático.

También al metabolizar alcohol se generan una serie de procesos en cadena que terminan por disminuir la oxidación de ácidos grasos, lo cual es necesario para que el hígado permanezca sano.

Pero mientras se metaboliza el alcohol, se afecta dicha oxidación y los ácidos grasos no pueden tomar una forma más sencilla para eliminarse.

Así, no sólo los ácidos grasos se quedan, sino que el hígado comienza a producir más triglicéridos.

Toda esta acumulación de grasas es consecuencia del trabajo que representa para el hígado el metabolismo del alcohol.

Además, ninguno de estos procesos puede sentirse, las personas no saben del estrés que el alcohol está generando a su hígado, y pueden pasar años antes de que se den cuenta que algo anda mal.

Con el tiempo, el hígado graso provocará inflamación, que genera daño al tejido, a lo que el órgano responderá reparándose a sí mismo, pero dejando cicatrices que a la larga se convierten en fibrosis, y que en algunos casos evoluciona hasta cirrosis y cáncer de hígado.

La cantidad de alcohol que afecta al hígado

A pesar de que es bien conocido el daño que causan las bebidas alcohólicas al hígado, éste es una sustancia que afecta de manera diferente a cada persona, por lo que es difícil fijar una cantidad exacta que sea segura de consumir.

Las diferentes bebidas alcohólicas varían en los grados de etanol que contienen y por eso tampoco es fácil calcular cuánto alcohol es dañino beber, ya que cada persona tiene un umbral de afectación único.

La mayoría de los estudios sin embargo, estiman que existe mayor riesgo de desarrollar hepatopatía con una cantidad igual o superior a 20 g/día de alcohol en las mujeres y a 40 g/día en los hombres, durante 5 a 10 años.1

Otros estudios han encontrado que bastan entre 12 y 24 g de etanol al día para tener un mayor riesgo de morir por cirrosis.2

En conclusión

La forma más común de desarrollar hígado graso es el exceso en el consumo de bebidas alcohólicas.

El hígado graso es una condición en la que nuestro hígado acumula grasa como respuesta al metabolismo del alcohol y que puede evolucionar hasta convertirse en cirrosis o cáncer de hígado.

No existe un límite exacto que determine la seguridad en el consumo de alcohol y el daño que éste produce varía entre la cantidad, el tipo de bebida y si es hombre o mujer.

 

 

  1. Mercedes Pérez Carreras, Gregorio Castellano. Hígado y alcohol. Servicio de Aparato Digestivo. Hospital Universitario 12 de Octubre, Madrid.
  2. Guías de Práctica Clínica de EASL: Tratamiento de la Hepatopatía Alcohólica.European Association for the Study of the Liver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espera...

Suscríbete

Suscríbete a nuestro boletín.