¿Debo tomar medicamentos para el hígado graso?

La Enfermedad Hepática Grasa no Alcohólica (EHGN), comúnmente conocida como hígado graso, es una enfermedad en la que existe una acumulación anormal de grasa en las células del hígado.

Esto ocurre por diversas causas, una de las más comunes es por el consumo excesivo de alcohol, pero también es posible que una persona acumule grasa en el hígado por una forma inadecuada de alimentación rica en grasas y carbohidratos.

Sin embargo, el hígado graso por sí solo es una enfermedad relativamente benigna, es decir, que diagnosticada a tiempo puede controlarse e incluso revertirse.

 

Pero, ¿es bueno tomar medicinas cuando tenemos hígado graso?

 

Para que los médicos puedan dar a usted el tratamiento más adecuado para el hígado graso, ellos tienen que definir la etapa de la enfermedad en la que se encuentra su hígado , puesto que, desafortunadamente, el hígado graso puede avanzar silenciosamente hasta otras formas más graves e irreversibles.

Así, primero se debe averiguar qué tanto ha avanzado la enfermedad en su hígado, para lo cual el médico podría mandar a realizar ciertos estudios para averiguarlo.

Los estudios que ordene el médico le darán información para definir si solamente hay hígado graso o ya existe esteatohepatitis, que es la siguiente etapa y en la que el hígado empieza a sufrir daño.

Para diagnosticar esteatohepatitis es necesario demostrar que hay presencia de inflamación y daño de los hepatocitos, las células del hígado. También comienza a haber cierto grado de fibrosis en el tejido.

 

Medicamentos sólo cuando hay esteatohepatitis

 

Su médico no deberá prescribir medicamentos para tratar el hígado graso a menos de que se compruebe que existe esteatohepatitis. Únicamente cuando se ha diagnosticado con estudios adecuados la existencia de daño en el hígado por esteatohepatitis deberá iniciar un tratamiento farmacológico que complemente una dieta especial para hígado graso.

El uso de medicamentos para el hígado graso es un asunto delicado que sólo el médico puede decidir. Una de las razones para esto es porque un mismo fármaco puede tener efectos diferentes dependiendo del tipo de paciente.

Hay pacientes con hígado graso y esteatohepatitis que además sufren de otras condiciones comunes como el Síndrome Metabólico, en donde además existe obesidad, presión arterial alta e intolerancia a la glucosa.

Otros pacientes pueden tener varios años con diagnóstico de diabetes mellitus tipo 2, y es por esto que únicamente el médico podrá determinar el medicamento que es más adecuado según su condición.

En nuestro país, el Consejo de Salubridad General recomienda el uso de pioglitazona ya que ha sido estudiada en pacientes con diabetes mellitus o glucosa alterada en ayunas mostrando mejoría significativa.

En cambio, metformina no se recomienda como tratamiento específico en los adultos con EHGNA ya que no tiene efecto significativo en la acumulación de grasa que están sufriendo los hepatocitos en el hígado, ni tampoco en la posible inflamación posterior de éstos.

El uso de vitamina E (α-tocoferol) se asocia con disminución en los niveles de aminotransferasas, es decir, que mejora el funcionamiento del hígado, mejora la esteatosis (la acumulación de grasa en los hepatocitos), y la inflamación, sin embargo, no tiene efecto en la fibrosis hepática, que es el daño que ya ha sufrido el hígado.

***Usted debe consultar a su médico para que él pueda hacer los estudios pertinentes que le ayuden a hacer un buen diagnóstico y que a la vez se le pueda ofrecer el tratamiento que más le convenga.***

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espera...

Suscríbete

Suscríbete a nuestro boletín.